MBSR: aprendiendo a moldear la mente

por

“No puedes comprar la felicidad, pero si puedes entrenarla”. Si os dijera que es el slogan de un centro deportivo para promocionar su nuevo entrenamiento estrella, os lo creeríais. Pero nada más lejos de la realidad. Es una frase que el Dalai Lama pronunció en una conferencia en 1995 sobre la Meditación y que os recomiendo, tanto la conferencia como la meditación :-), podéis escucharla aquí.

EL ESTRÉS CRÓNICO

En la misma charla, el Dalai Lama afirma que existen dos tipos de felicidad: el confort físico que proporciona tener todas las comodidades, y el confort mental. En la sociedad en que vivimos se da total prioridad al primero, y de lo que aún no queremos darnos cuenta es de que el segundo tipo de felicidad es el más importante, el más influyente, y el que puede sabotear al primero. Ya lo advierte la OMS: en 2020 la depresión relacionada con el estrés crónico será la segunda causa de invalidez en el mundo. Si eres de los que piensa que el estrés es tener mucho trabajo en la oficina, estás muy equivocado. Estrés puede ser una ruptura sentimental, un despido, una llamada de teléfono, no completar la lista de to do’s que nos hemos marcado para el día, no haber podido hacer los 17 entrenos que nos ha marcado el entrenador esta semana para preparar no se qué carrera… No son situaciones de vida o muerte, pero si son situaciones que nos obligan a estar en un estado de alerta constante que acaba convirtiéndose en crónico, y éste es el verdadero peligro. Y es que si la mente se encuentra en un estado de inquietud, incómoda, una persona puede tener las mejores condiciones físicas y vivir en el entorno más perfecto con todas las comodidades, y no ser feliz.

LA MEDITACIÓN

Os habréis dado cuenta que de unos meses a esta parte me he vuelto casi monotemática – es lo que pasa cuando descubres algo que te apasiona – con el tema de la meditación. Hay muchas personas que aún hoy, cuando les digo que practico meditación a diario entienden que rezo a diario. Rezar no tiene nada de malo, pero la meditación no tiene nada que ver con la fe, la religión o las creencias. La meditación es un instrumento para transformar, moldear nuestra mente. Literalmente. Se ha demostrado científicamente que hay sistemas en el cerebro relacionados con el bienestar que son neuroplásticos, es decir, que cuanto más se entrenan, más bienestar se siente. Jon Kabat-Zinn, fundador del programa MBSR para la reducción del estrés a través del Mindfulness, lleva más de 30 años demostrando de forma clínica y científica la efectividad de esta disciplina para tratar casos de depresión, ansiedad, dolor crónico, dificultad de gestión de las emociones o insomnio, utilizando como principal herramienta a la propia persona. Mindfulness es prestar atención, en el momento presente, sin juzgar a las experiencias que vivimos.

La meditación es traer la mente a casa, relajarse, soltar, volver la mente hacia el interior.

En unos días comienzo mi curso de 8 semanas de MBSR; 8 semanas de compromiso en las que todo el trabajo está centrado en un objetivo primordial: adoptar el hábito de cuidar de mi a diario. ¡Estaré encantada de que me acompañéis en este viaje a través del blog!

Ya sabéis que podéis encontrarme siempre que queráis en:

 @janfr     jana@therunningcloset.com

No hay comentarios aun.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *