Cuando “cortar por lo sano” no es siempre la mejor opción