Crónica de la Vig-Bai… o de cómo el esfuerzo siempre tiene su recompensa