10 años de Bikram Yoga o cómo un desganado ‘venga, voy a probarlo’ puede cambiarte la vida